Posted on

¡Buenos días a todos!

Mañana empiezo mis vacaciones (sí, durante la cuarentena), y hoy me apetecía escribiros un poco para empezar a conocernos mejor.

Me gustaría empezar a hablar un poco sobre mis experiencias en el ámbito de salud mental (o, mejor dicho, de falta de ésta). Hace algunos años pasé por una depresión severa acompañada de ansiedad y, para colmo, un brote psicótico. Las causas de esta situación aún son un poco un misterio para mí. Aunque intuyo que, pasar muchos años de mi corta vida, encerrada en mí misma, puede tener algo que ver. Pasé situaciones muy complicadas que, hoy en día, recuerdo como si fueran un sueño (que curioso, ¿no? La capacidad que tiene la mente para evadirnos de las peores situaciones). También todas estas situaciones me han llevado donde estoy ahora, me han hecho crecer, así como perder muchas personas de mi alrededor, a la vez que reforzar los lazos con las que permanecieron allí. Para mi fue un renacimiento, puedo decir que hubo un antes y un después en mi vida tras la depresión, también profundizaré más adelante en los momentos que viví, en el antes y el después.

Os preguntareis porque os estoy explicando esta parte de mi vida en lugar de compartir los momentos felices (¡también muchos!) que he vivido a lo largo de la vida. La realidad, es que, a pesar de haber vivido momentos buenos y malos, estoy convencida de que (tal y como indico en la portada del blog) “los caminos más difíciles llevan a destinos maravillosos”, pero es preciso aceptar todas estas situaciones, tanto las buenas como las malas, para poder seguir adelante. Aceptar también significa para mí: reconocer y saber expresar todo lo que he vivido, y este es el motivo por el que me encuentro explicándoos todo esto.

Y diréis: ¡qué egocéntrica, sólo habla de sí misma! Pues sí, la verdad es que estoy dispuesta a compartir mis experiencias (mejores y peores) con todos vosotros, también con la intención de evitar el estigma hacia los trastornos mentales y, de alguna forma (espero) ayudar a todo aquél que me lea a aceptarse, respetarse y abrirse a los demás o, al menos, aprender a pedir ayuda. Pero esto último lo hablaremos más adelante.

También me gustaría que me dijerais en comentarios que os está pareciendo el blog hasta el momento, si os parece bien lo que comparto con vosotros y, si os apetece, que expliques un poco acerca de vuestras experiencias y si os identificáis con lo que os explico en la entrada. ¡Me encantaría leeros!

¡Gracias a todos y hasta pronto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *